Wikia

Red Global sobre la Cocina Solar

Cocinas Ecológicas

Discusión0
71páginas en el wiki

Vea este documento con imágenes: Cocinas Ecologicas: Un Elemento Esencial Para una Mejor Salud En El Hogar

COCINAS ECOLÓGICAS = SISTEMAS DE COCCIÓN INTEGRADOS

En un informe entregado a la organización ambiental francesa “A.D.E.M.E.”, el científico Robert Chiron describe el proyecto financiado por su Asociación Francesa. “Una metodología novedosa desarrollada por David y Ruth Whitfield fue probada. Cocinas eficientes de leña, cocinas que utilizan los principios de retención del calor y las cocinas solares serían la parte mecánica de la tecnología apropiada. La teoría y las ideas - transmitidas a los participantes con talleres participativos, respaldados con un período substancial de seguimiento, permitió que la transformación de los nuevos hábitos sean formados”.

Como explica en su informe, ese acercamiento se ha modificado constantemente para incorporar las lecciones aprendidas con experiencias adquiridas por los ejecutores desde el 2000 al 2003. Casi 1.000 cocinas construidas, 800 personas entrenadas y datos científicos sólidos validan la eficacia de los métodos y de la metodología utilizada en este proyecto.

Los participantes fueron encuestados antes del curso y en intervalos de 2 meses durante un periodo de 6 meses de seguimiento. Esos resultados ayudan a documentar la capacidad de las cocinas ecológicas, altamente eficientes en términos de reducción de emisiones de gas invernadero, a participar en el marco del desarrollo con créditos del carbón, demostrando su eficacia en términos mesurables. Su documento comprueba que las cocinas solares se pueden asimilar dentro de la cultura boliviana (y probablemente en otras culturas similares). Demuestra un 65% de ahorro del combustible, que se traduce en una reducción del CO2 de cerca de 900 kilogramos por año por cada cocina (de acuerdo con el informe realizado por David y Ruth Whitfield).

Una salud mejorada, una mejor nutrición y una más alta calidad de vida, son las ventajas secundarias de su uso, que también afectan el desarrollo sostenible.

El trabajo de los Whitfields documenta el aumento de consumo de alimentos más sanos, de la pasterización del agua y de bebidas hervidas hechas en casa, lo que implica un mejoramiento en la nutrición y en la salud. Es de conocimiento general que cocinar dentro la casa con leña daña la salud de las mujeres, el hecho de que el consumo de la leña haya disminuido en 85%, ciertamente implica una mejora en la salud de las mujeres y de los niños.

La recuperación del tiempo usado para controlar la cocción y la recolección del combustible, permite actividades adicionales para la generación de ingresos económicos adicionales. Aplicado en una escala más grande, este fenómeno podía afectar positivamente el PIB de los países en vías de desarrollo alrededor del mundo.

Esta investigación concluye que las cocinas ecológicas contribuyen perceptiblemente a la reducción de las emisiones de gas de efecto invernadero en Bolivia. Los resultados comprobados del ahorro promedio de combustible del 65% se pueden aplicar a cualquier fuente de combustión como muestra mesurable de la reducción de la emisión y ésta debe ser la base para un mecanismo limpio del desarrollo que establece un valor relativo.

Ciertamente, la metodología desarrollada por los ejecutores del proyecto ha contribuido a los resultados impresionantes que se han establecido con este estudio, el cual también reconoció claramente que la difusión del uso de cocinas ecológicas es un acercamiento concreto al desarrollo limpio certificable.


Foto 7. Cocinan mucho con poco combustible

En la encuesta documenta antes de los cursos, el total de recolección de leña fue de 195 veces por semana entre los 373 participantes comparados a solamente 31 veces a la semana al final de los cursos. Vale observar que el 39% de los participantes (144) utilizaron leña al principio del curso; mientras que solamente el 8% (31 personas) continuaron utilizándola al final del seguimiento.

El informe concluye que las cocinas solares se pueden asimilar en la cultura boliviana, dando por resultado una alta tasa del uso.

  • El 97% de los encuestados utilizaron las cocinas solares 3 veces o más una semana.
  • El 89% usó las cocinas 5 a 7 días a la semana. (en el 2001, el 77% se encontraba en esta categoría).
  • El 46% usó las cocinas 7 días a la semana.
  • El 81% utilizó las cocinas solares para preparar 2 o más comidas al día.
  • El 14% cocinó 3 comidas al día en las cocinas solares.
  • El 95% calentó el agua en su cocina solar para lavar los platos o bañar a sus niños.
  • El 54% pasterizó el agua.
  • Los participantes desarrollaron una variedad significativa de aplicaciones para las cocinas solares, aparte de cocinar.
  • Estas aplicaciones fueron difundidas entre otros participantes en las reuniones del seguimiento (cada 15 días durante los seis meses).
  • Los resultados validan la metodología utilizada a través del curso.

La información recolectada durante la ejecución del proyecto desde junio 2002 hasta abril de 2003, demuestra patrones interesantes del uso de las cocinas ecológicas. El instrumento: ¿Cuantos días utilizan la Cocina Solar?, ilustra el uso creciente desde el comienzo hasta el final del período de los seis meses. Esto parece indicar la aceptación del usuario y una evolución; mientras que cocinar con estos dispositivos ecológicos se asimila en su cultura.

Otra indicación de la regularidad del uso sería un análisis de qué comidas están preparadas con las cocinas solares. Las encuestas preguntaron a los participantes: ¿Qué comidas preparan diariamente en su cocina solar? Sus respuestas dan evidencia de que una porción significativa de los que participaban, utilizaron las cocinas para preparar el almuerzo y la cena (el 26% al inicio del curso, aumentando hasta el 56% al final de los 6 meses). Mientras que ésos que preparaban solamente el almuerzo, al principio ascendieron hasta el 46%. Éste porcentaje cayó hasta el 22% durante los 6 meses. Está documentado que un 81% utilizó las cocinas solares para preparar 2 o más comidas por día. ¡Dentro de ese grupo, vale observar que entre 13 y 14 % de ésos utilizó la cocina para 3 comidas al día!


Foto 8 . Un curso después 6 meses de seguimiento muestra sus certificados agradeciendo Rotary Internacional.

Un indicador importante que se añade a esta categoría está referido a la regularidad que se podría derivar de observar las aplicaciones adicionales que los nuevos cocineros solares desarrollaron para estos dispositivos alternativos con el objetivo de cocinar. El calibre del entrenamiento recibido por los participantes es demostrado por la variedad de las aplicaciones mostradas.

Calentando agua (el 95%) y pasteurizándola (el 54%), se citan de forma aplastante como maneras adicionales en las que se utilizan las cocinas solares. Las frutas conservadas, la preparación de los refrescos en casa, tortas, mote (maíz seco cocinado) y vale mencionar que está comprobado que se puede lavar/blanquear ropa en las cocinas solares. Una persona reveló que derretía alquitrán en su cocina solar para arreglar una gotera de su techo. Varios participantes cocinaron el alimento de perro (lagüa) en sus cocinas solares.


Foto 9. Varias cocinas solares: Tipo panel (izq.), caja ULOG (centro), y Sk-14 parabólica (der.).

Antes de este curso los participantes utilizaban para el almuerzo un promedio de 2,02 horas y de 1,45 horas para la cena, un total de 3,47 horas/día/persona ó 24,29 horas semanales. Esto equivale a 1.267 horas al año y asciende a cerca de 53 días por año por persona controlando la cocción del alimento. Sin embargo, después del curso estos mismos participantes ocupan solamente 0,92 horas vigilando el almuerzo y 0,88 horas para la cena, con un nuevo promedio diario de 1,8 horas, cerca de 12,6 horas semanalmente. Esto significa que los participantes recuperaron cerca de 11,7 horas por la semana, tiempo que podría ser potencialmente utilizado en actividades productivas.

Los resultados del uso de la cocina solar en este proyecto son perceptiblemente mayores que proyectos anteriores en otras partes del mundo, por ejemplo en el sur de África se ha logrado un uso total del 38%. Según lo indicado anteriormente, la salud ha mejorado y se ha conseguido una mejor nutrición, así como una más alta calidad de vida. Éstas son ventajas importantes del uso de las cocinas ecológicas que también afectan el desarrollo sostenible.

Uno de los elementos positivos de la metodología es la replicabilidad de esta tecnología. En la mayoría de los casos, se construyen los dispositivos usando los materiales disponibles localmente y el trabajo inexperto. Se explica la teoría utilizando términos y ejemplos comunes relacionados con la realidad de cada grupo. Los alimentos que se prepararon durante los cursos son los más comunes de acuerdo con las costumbres de cada lugar.

Después de enseñar la metodología a un ciudadano peruano en el año 2001, él pudo ejecutar 6 cursos en el sur del Perú. Este año se espera construir 200 cocinas. David y Ruth Whitfield han capacitado a técnicos franceses en Bolivia y desde entonces estos jóvenes han enseñado a personal africano y francés de ONGs en Francia a utilizar la metodología. El año pasado se concedieron certificados de logro a 5 bolivianos basándose en sus capacidades para enseñar la metodología. Este año, ellos enseñarán los cursos sin intervención de los creadores de la metodología. Los materiales didácticos se pueden adaptar para cualquier idioma. La mayoría de los países en vías de desarrollo están situados en climas adecuados para el uso de las cocinas ecológicas. La metodología fomenta capacidades en los participantes para tomar decisiones y solucionar problemas, construyendo pequeñas victorias progresivas.

LECCIONES APRENDIDAS

Numerosos estudios demuestran claramente una relación directa entre las prácticas tradicionales de cocinar y los problemas de salud probados, tales como: dolencias respiratorias, cataratas, monóxido en la circulación sanguínea de mujeres embarazadas, cáncer de pulmón, quemaduras, agua contaminada y carencia de la nutrición, debido a la carencia del combustible, sobrecarga de trabajo en mujeres y niños que buscan el combustible y que respiran partículas en aire contaminado del interior.

La enfermedad respiratoria aguda (IRA) es el asesino número uno de niños menores de 5 años de edad en América Central. Para centenares de millones de gente, los ingresos utilizados en la compra del combustible reducen el poder adquisitivo para el alimento, afectando la nutrición y el bienestar general. La muerte y la discapacidad es el resultado de permitir prácticas tradicionales de cocción.

El pueblo mundial se ha unido bajo una bandera para convenir ciertos niveles mínimos de la vida, establecidos como las metas del milenio. Los programas de cocinas mejoradas contribuyen perceptiblemente al logro de estas metas:

  1. Erradicar la extrema pobreza y el hambre.
  2. Alcanzar la educación primaria universal.
  3. Reducir mortandad en los niños.
  4. Promover igualdad de género y empoderamiento de las mujeres.
  5. Mejorar la salud maternal.
  6. Combatir HIV/AIDS, malaria y otras enfermedades.
  7. Asegurar sostentabilidad ambiental.
  8. Desarrollar una alianza global para el desarrollo mejorado.

En esta discusión hemos visto que las cocinas mejoradas alivian problemas serios que tienen que ver con: SALUD, AMBIENTE, ECONOMÍA, así como AGREGA VALOR A LAS VIDAS DE MUJERES y DE NIÑOS en el mundo en vías de desarrollo.

Las cocinas mejoradas son dispositivos que varían de las chimeneas con las capillas para extraer humo, hasta las cocinas solares parabólicas sofisticadas. Los científicos, los trabajadores sociales y los empresarios han avanzado esta tecnología a un punto donde existen muchos modelos listos para la difusión masiva. Se ha demostrado que las metodologías han facilitando la incorporación en su cultura de estos dispositivos en poblaciones del Tercer Mundo.

Los programas de cocinas mejoradas son los más importantes y más necesarios sistemas de entrega de la energía del hogar disponible. Tener aire sano y suficiente combustible para cocinar es más vital que poseer electricidad en el hogar.

Los tomadores de decisiones deben reconocer su complicidad en la perpetuación de este problema si acciones inmediatas no son tomadas para cambiar las políticas de intervención.

Tecnologías alternativas para cocinar son las herramientas más importantes que tenemos para reducir el sufrimiento del ser humano y relevar la degradación ambiental.

  • Mejor salud
  • Mejor nutrición
  • Más tiempo productivo
  • Reducida índice de desertificación
  • Ahorros considerables de gastos para combustibles
  • Emisiones de gas invernadero reducido =

Gran tasa de retorno para la inversión y significa CALIDAD DE VIDA.

Ver esta página en otros idiomasEditar sección

Spotlights de otras wikias
Solicita el tuyo aquí

Wiki aleatorio